Hay lecciones que se aprenden en esta vida, a cada día, cada mes, a cada momento de conflicto y reconciliación que nos encontramos. Una de esas lecciones es aprender la diferencia que existe entre joder y dar por culo.

Hay gente que piensa que es lo mismo, y muchas veces lo es y coincide (no lo negamos, es evidente). Pero hay gente que tiene mucha propensión a usar más el último concepto, y lo peor de todo, a ponerlo en práctica.

Dar por culo en todos lados, aquí, allí, “da por culo, que no te engañen” es lo que falta poner en los autobuses de #HazteOir, como lema de partido político, en los códigos de conducta, en el BOE, Aida Nízar…

Aunque dar por culo es una práctica que está cada día más en auge, he de lanzar una petición al mundo, una petición que puede salvar vidas y hacer de este planeta un lugar lleno de amor:

¡MÁS JODER Y MENOS DAR POR CULO!

Gracias.