Composición: serotonina, oxitocina, dopamina… todas ellas producidas en conjunto en lo que llamamos “amor”.

Cinética y dinamia: un estado de subidón químico que nos crea excitación, desinhibición, placer. Esa sensación que tenemos con un abrazo, con un roce, con un beso, todo es equiparable al subidón de la droga más pura que uno pueda consumir.

Vías de administración: el amor se encuentra en distintas vías de administración. Oral, transdérmica, ótica, ocular, nasal, o un conjunto de todas ellas.

Efectos adversos: adicción, dependencia, tolerancia. Si se deja de forma brusca puede provocar síndrome de abstinencia.

Posología: depende del individuo.

Consumir preferentemente antes de fin de existencias. En caso de duda, estas jodido, no hay farmacéutico que entienda esto.