Y se me olvidó

que eras arena,

cuando intenté cogerte,

sin éxito, en mis manos

 

Cuando de un soplo

el viento te voló.

Cuando de un golpe

mi pie te apartó.

 

Y se me olvidó

que eras arena,

cuando volví de la playa

y tu tacto allí se quedó.

 

Se me olvidó, perdón,

que eras arena…