A veces me toco la oreja cuando estoy nervioso.

A veces miro de reojo a alguien que me cae mal.

A veces me tropiezo y hago como que no ha pasado nada.

A veces sueño con volar.

A veces pienso que escribir es una pérdida de tiempo.

A veces creo que es algo maravilloso y liberador.

A veces se me olvidan los cumpleaños.

A veces se me olvida mandar ese mensaje de “he llegado bien”.

A veces me saco un moco y no sé que hacer con él.

A veces me como esa última aceituna que no quiere nadie sin preguntar.

A veces me voy a la cama sin cenar.

A veces me da por pensar mal de la gente.

A veces peco de pensar bien de algunas personas.

A veces me da igual lo que la gente piense de mi.

A veces…