Cola tiesa,

lo mismo de siempre,

hocico chato,

bigotes relucientes.

Lomo encrespado,

aire autosuficiente,

pertenencia de nadie,

vida independiente.

Envidia la mía,

al verte vivir,

sin dueño, sin reglas,

ajeno al mundo en sí.

Cuenco lleno, arena,

alfombra desgastada

y a veces, algún ratón,

no más preocupación.

Amiga, tu gato si

que sabe lo que es

VIVIR.