Ese momento en el que estás tan tranquilo caminando por la calle y te salta una canción del último disco de Within Temptation, “Covered by Roses” más exactamente, y te preguntas: ¿Cuánto llevan estos vagos sin sacar disco?

Pues eso me pasaba a mi a principios de año, y a finales del pasado, y a mediados, y a principios de nuevo, ¿por qué? Porque los holandeses llevan ya 4 años sin sacar disco, desde Hydra (2014).

Y entonces un rayo de luz llega a mi vida con tonos de filtro Nashville de Instagram (nada más hay que ver la portada del disco), y My Indigo, el proyecto solista de Sharon den Adel (vocalista de Within Temptation) se abre paso. La excusa del disco y la tardanza en la publicación en disco de la banda en cuestión están bien cogiditas de la mano: que si falta de inspiración por un lado, que si el disco en solitario me ha ayudado a romper con la monotonía, que si el perro en la portada es muy bonito y vende (esto último lo añado yo).

La verdad es que el disco no es malo, cuenta con grandes temas como “Black Velvet Sun”, “Indian Summer” con sus toques orientales, o “Crash and Burn”, la cual fue lanzada como single y como canción principal de la colección otoño/invierno de JANBOELO en 2016 (¿nos gusta la moda? No, pero oye, queda bien).

He de decir que la canción que menos gracia me hace, y aun así es buena, es la que da nombre al proyecto y al disco. “My Indigo” tiene una mezcla de sonidos que si, nos gusta, pero no, no destaca dentro del conjunto del disco, y es que todas las canciones llevan más o menos la misma línea, pero el retoque electrónico del estribillo rompe con todo. Menos mal que es la primera y cuando llega el final, al menos yo, me he olvidado un poquitín de ella.

Sin duda la GRAN sorpresa (preparamos los party-fiesta) es “Where Is My Love”. La canción que parece empezar como el mayor truño (truñaco) del disco de repente se convierte en mi favorita cuando llega el momento de los coros electrónicos y su “My mama said, my mama said…” y me vuelvo loco.

Y en todo disco siempre hay una canción que empieza disgustándonos, y la pasamos todas las veces que ponemos el disco a reproducir, hasta que por X o por B, nos termina gustando (no Sharon, tranquila, no es “My Indigo”, pero porque pasar la primera canción me sabe mal, que conste). Y en este caso es “Someone Like You”. El ritmo al principio se hace pesado, y aunque nos gustaría que fuese la canción homónima de ADELE, la canción no está mal.

CANCIÓN FAVORITA: Where Is My Love

CANCIÓN MENOS FAVORITA: My Indigo

PUNTUACIÓN: 8/10