Oh… Dios… Mío…

Si, acabo de hacer lo que acabáis de ver. Acabo de rescatar del pseudo-pozo del pasado la serie que TO-DOS hemos visto. Y quien diga que no, está mintiendo, porque todos hemos pasado las tardes de lunes a viernes viendo qué le pasaba a esta pobre muchacha cuando llegaba a la oficina, todos hemos sufrido con los gayer-dramas de Richard (Richi para los amigos) y todos hemos tenido ganas de abofetear a Bárbara (alias “Pequeño Pony”).

Y es que aunque era una adaptación de la serie “Betty la fea”, la adaptación española no estaba nada mal. A pesar de que cierta cadena ha decidido rescatarla, la serie ha envejecido MAL, el formato no lo podemos ni catalogar de vintage.

Todos conocemos la historia, y es que es ti-pi-ca. Chica que la sociedad califica de fea entra a trabajar en revista de moda, donde se siente completamente fuera de lugar y todos la tratan como bicho raro. Chica se enamora de jefe, chica pasa por miles de fases, jefe es un capullo, jefe es corrupto, jefe la caga, jefe está enrollado con la más “popu” de la redacción, la “popu” odia a Bea, hay algún personaje irrelevante, cotillas, hijos bastardos, alergias a la lactosa, chachas camufladas… Hasta que… ¡BOOM! ¡Se convirtió en una conocida marca de cereales que no voy a nombrar porque no me pagan publicidaaaad! (queridos Ch_c_p_c, PA-GAD-ME).

La verdad es que todos esperábamos ver un gran cambio, un cambio espectacular en el que Bea se convirtiese en el bellezón social que todos esperábamos. Pero la verdad es que nos dejó un poco que desear. Nos esperábamos estrellas, cintas, color, como si de la transformación de Sailor Moon se tratase. Teniendo en cuenta que la semana antes la actriz Ruth Nuñez (Bea) fue fotografiada sin caracterizar junto a Alejandro Tous (Álvaro Aguilar), el factor sorpresa estaba perdido en el fondo del mar.

Y bueno, que decir de esa cabecera de la mano (o voz, mejor dicho) de EDURNE. Si, ¿alguien se acordaba de “Te falta veneno”? ¿No? Yo tampoco.

Aun así, es una serie digna de ser rescatada y revisionada.

Y hasta aquí mi momento de nostalgia televisiva de hoy.

NOTA: 7/10