El año pasado tuve la oportunidad de ver y disfrutar la película Patti Cake$ en el FICX (Festival Internacional de Cine de Xixón). Y no puedo más que recomendárosla por muchos motivos.

La historia parece la típica. Una chica con sobrepeso en la américa profunda, su madre se echó al alcoholismo tras separarse de su marido y perder la oportunidad de ser una “gran” cantante del rock, trabaja día y noche para sacarse dinero para pagar los gastos de casa, su abuela tiene una salud muy precaria y su sueño es ser una cantante de rap reconocida.

¿Cuántas películas hay que traten de personas con un entorno tóxico que quieren triunfar en la música? Si, muchas. Y por eso digo que el argumento es típico, y eso era lo que pensaba antes de meterme en el Teatro Jovellanos de Gijón. Pero pronto estos clichés se disiparon para dar paso a una historia de superación personal, de superación ante la sociedad, ante la atmósfera tóxica que le rodea, ante la pérdida, la frustración, la caída de sus mitos, el amor… TODO.

La película es un “zumo de frutas concentrado” de los que al abrirlo huele y sabe bien, y nos deja un rico sabor de boca. Todo ello aderezado con una banda sonora original única, en la que podemos oír a los protagonistas de la película cantando las canciones que componen para su proyecto de rap. Canciones que, tras ver la película, uno no puede parar de escuchar.

La película contaba con todos los elementos para que me pareciese normalita, y ha terminado siendo una de las mejores películas que he visto en los últimos años. No sé vosotros, pero yo soy fan de Patti Cake$, y espero que vosotros también lo seáis si veis el film.

Enlace a la banda sonora oficial: Spotify

NOTA: 7/10